† Parroquia de Santa María Magdalena †

Iglesia Ortodoxa Rusa, Patriarcado de Moscú, Arquidiócesis de Korsun

El arcipreste Konstantín Lukich Kustódiev 

23.12.2011 en ruso

La Iglesia Ortodoxa Rusa en España tiene una larga historia. En 1761 en Madrid en los tiempos del enviado ruso N.Repnín fué establecida la primera Iglesia de casa. En 1882 esta Iglesia fué abolida debido a la reducción del gasto público, el iconostasio y los utensilios fueron llevados a Buenos Aires.

Madrid

Un particular interés para un investigador moderno de la ortodoxia en España representa la figura del arcipreste Konstantín Lukich Kustódiev (1837–75). El padre Konstantín llegó a España siendo lector de salmos en 1862, después se hizo superior de la iglesia de la embajada de Santa María Magdalena desde 1865 hasta 1870.

Madrid le causó una impresión lamentable a Kustódiev:

En Iberia, escribía en invierno de 1862, no hay nieve ni gran helada, de día no hay sol de verano, pero al mismo tiempo, en Iberia junto al palacio se congelan los guardias, se congelan los queridos perritos en el dormitorio de la reina; los señores y las señoritas se congelan terriblemente de frío, y hacen que yo también me congele, así que ahora con arrepentimiento recuerdo la habitación número uno de la academia. ¿Qué? ¿no se puede creer? Y yo no lo hubiera creído si no lo habría visto… En esto, de parte, tiene la culpa la naturaleza, aunque y de parte también tienen la culpa los mismos españoles que pusieron la ciudad en ese lugar. Pero de esto tienen la culpa los españoles de que no toman ninguna medida contra el frío. Por lo menos en Madrid cinco meses hay que calentar las habitaciones, porque en las montañas hay una nieve que por el menor soplo del viento hace que Madrid se congele, y los españoles en sus casas no tienen ni chimeneas, ni estufas. ¿Y cómo es que se deshacen del frío? Los españoles andan en sus capas clásicas — son unos abrigos bastante cortos con faldones amplios, uno de los cuales el español lo pone en su hombro. El aire va libre debajo de estas capas y el español tiembla de frío. Saliendo a las 9 de la mañana, ves cómo los españoles corren en sus capas pintorescas a la Puerta del Sol donde el sol calienta lo suficiente y donde los españoles se calientan cerca a los tal llamados braseros (son unos hornillos con carbón ardiente) por un cuarto, por medio, y los más ricos por un real… Madrid está lleno de gente, de modo que los apartamentos están muy caros. Y si vas en la noche por las calles de Madrid no vas a ver ni una sola luz en las ventanas de las casas de seis-siete pisos. Eso significa que en casa no se puede estar sentado por el frío, y la gente se ha ido a lugares más calientes. Desde las 5 hasta las 12, 2 o 3 horas de la noche las cafeterías están llenas de hombres y mujeres que toda la noche están sentados con un solo vaso de café y respirando un aire pasado de café caliente. Los teatros sirven para ese mismo propósito… La comida española no tiene gusto, así que nuestro almuerzo de academia a la reina le hubiera parecido una ambrosía celestial. Y comen todo tipo de cosas, me ocurrió unas dos veces comer gorriones y ranas fritas. Dicen que en Madrid comen gatos y ratas, y gracias a eso los madrileños no sufren de ratas.

Para ser justos, hay que mencionar que posteriormente el padre Konstantín cambió su opinión sobre España y los españoles — pocos años después de su salida de Madrid, en Karlsbad él con deleite hablaba de este país. Durante su estancia en España el padre Konstantín regularmente publicaba sus «Cartas desde España» en la revista «Observación ortodoxa».

El volumen total de las «Cartas» es más de 250 páginas. Al padre Konstantín le intersaba todo: la petición del arzobispo de Burgos sobre la cancela de las corridas de toros, la actitud del gobierno español hacia el reino italiano, parecía que nada de lo que pasaba en esos años quedaba a desacuenta para el sacerdote ruso. De particular interés presentan las notas de viaje del padre Konstantín: «Un viaje a Toledo», «De Madrid a Lisboa», «Badajoz», «De Madrid a Valencia».

El padre Konstantín dominaba la lengua española (a mediados de 1863 él ya hablaba el castellano con soltura), lo que permitía al lector ruso saber de España de primera mano.

De todos los viajes largos del padre Konstantín, sólo uno, a Portugal, se debió a la necesidad de una atención pastoral. «En Lisboa, a menudo se ve la necesidad urgente en un sacerdote ortodoxo. Además de los miembros de nuestra embajada y la familia del cónsul general de Portugal con una residencia permanente en Lisboa, las vivas relaciones comerciales entre Rusia y Portugal se llevan a bastantes rusos allá, y a veces tienen que quedarse por largo tiempo, y muchas veces hasta morir… Nuestro cónsul general en Lisboa que vive allí durante mucho tiempo, nos informa hechos muy instructivos acerca de este tema.

Él muchas veces veía con qué tristeza e incluso con qué desesperación los marineros rusos daban su último adios a sus compañeros fallecidos, sin ningún tipo de ritos religiosos, sino con una señal de la cruz, que siempre iba con un ruso; más de una vez ocurría que los barcos mercantiles rusos, que llevaban en el equipaje a personas rusas, venían a Lisboa justo para Pascuas; aquí los marineros buscaban una Iglesia y un sacerdote ortodoxo para celebrar esta gran festividad cristiana según las costumbres rusas, y no quisieron creer cuando les dijeron que aquí no encontrarían nada de eso.

En Lisboa el número de rusos va aumentando con la llegada de nuestros viajeros que por lo general van a la Isla Madera que pertenece a Portugal para curarse de enfermedades pectorales; a veces todavía sin llegar a Madera, otras veces a camino de regreso desde la isla en el cruce de caminos en Lisboa tienen que encontrar lo que busca todo fiel cuando ve que no hay más medios para curar su grave enfermedad».

Siendo ya sacerdote, el padre Konstantín empezó a hacer más esfuerzos para conocer la historia y la política española. «La sotana me debería de retener en la especialidad de la sotana — en la teología; pero qué va! La especialidad de la sotana es tan codiciosa que quiere arrasar con todo… Pero aquí solamente cuando hay festividades, y eso que por un breve momento la sotana me hace recordar quién soy yo; otros días soy una persona que viste de levita…

No deteniéndome en mi especialidad, no me detengo en ninguna. Si quiero, también trabajo para la historia rusa; aquí encontré un telegrama del duque de Liria que era cónsul en Moscú en los tiempos de Piotr II y Anna Ioannovna. Hay también una traducción incompleta al ruso de Yazykov „Notas del duque de Liria“. Revisé estos telegramas y los traduje del español al ruso… Mis cartas a la revista „Panorama Ortodoxo“ causan cierta impresión a nuestros hermanos en la región de Volga y en Moscú. Por desgracia, me parece que tendré que parar de hacer eso el próximo año porque causa muchas dificultades que Uds. no pueden imaginar».

Las actividades del padre Konstantín fueron reconocidas por la Comunidad Científica Española:

«Tengo el honor de ser un miembro de la sociedad científica „Ateneo“, del centro de la educación de aquí. Mis amigos aquí (¿sabían que en el occidente el significado de la palabra amigo, freund, ami, amico es más amplio que en ruso?) incluso los ministros y exministros españoles, por ejemplo, el ministro de finanzas de aquí Figuerol, exprofesor, mi amigo y interlocutorAsí que vean, hasta qué bien llegué a vivir: los ministros son mis amigos. Pero no tengo amigos en el sentido de la palabra en ruso y no puedo acostumbrarme ni a España, ni a los españoles. „Ateneo“ es mi refugio: la sociedad tiene un buen lugar, recibe una gran cantidad de revistas y periódicos británicos, franceses, italianos, americanos y todas las revistas y periódicos españoles, varios periódicos alemanes, cuenta con una biblioteca decente que siempre está abierta, cuenta con cátedras para conferencias públicas. Aquí hay una gran cantidad de miembros del clero; aquí se puede tener de conocido a todo el mundo inmanente y saber de todo».

Unos comentarios sobre Rusia en la prensa europea provocaron amargura en el padre Konstantín:

Dios mío, cómo toda Europa está enfurecida contra Rusia! Puede ser que Uds. no saben todo esto. El periodismo acosa a los rusos con sus más crueles, sus más severos epítetos. Y esto es casi en cada número de casi cada periódico. Si cogen cualquier número de cualquier periódico, sea un periódico español o francés, Uds. encontrarán las más desoladores manifestaciones sobre Rusia. Yo recibo el diario La Discussion a mi casa, y tomemos como prueba este número. En cada número, déanse cuenta, las noticias comienzan por Polonia, y miren por dónde comienzan estas noticias en la actualidad:

La tumba de arcipreste Konstantín en Ireme (Hungría)

Могила о. Константина в Иреме (Венгрия)

Rusia escandaliza al mundo. Sus generales en todo se portan perversamente. Las leyes divinas y del hombre son conculcadas. En estas semibestias de tártaros no hay ni respeto a la autoridad, ni respeto a la propiedad, ni respeto a la conciencia, etc.

No tengo a la mano ni periódicos, ni revistas rusas, y no puedo juzgar sobre los hechos comunicados por tales u otros periódicos: pero considero justo que en los gritos de los países occidentales, sobre todo tiene lugar una cólera ciega, y un odio hacia Rusia. Todo esto es aún más probable, porque al mismo tiempo casi ningún periódico occidental no dice nada contra Napoleón III que hace una superdescarada y superinfame guerra en México, ningún periódico no dice nada contra Inglaterra que desvergonzadamente impone un rey a Grecia.

En 1870 el padre Konstantín recibió una nueva asignación a Üröm (cerca a Pest), donde fué construída una Iglesia en el lugar del entierro de Alexandra Pávlovna de 18 años de edad, la hija del emperador Pavel I. Además, el padre Konstantín era responsable de dos Iglesias más — en Karlsbad y en Praga. En 1875, durante un viaje a Milán, el padre Konstantín se enfermó de tifus. Murió en Üröm el 6 de agosto de ese mismo año y fué enterrado en el cementerio cerca a la Iglesia.



Más...